Planificadores y Notas

Filtros activos

  • PLANIFICADOR A5 CARAJO

    8,95 €

    Hay cosas que ya tenías que haber hecho y no pueden pasar de hoy, pero hay otras que, sinceramente, pueden esperar a mañana o incluso a un día de estos. Este planificador diario te va a decir antes de que tú la mandes al carajo. Porque chica, antes de perder los papeles, es mucho mejor organizarse bien ¿a que sí?

  • EL PUTO CALENDARIO

    22,90 €

    Con tres palas con día, mes y mensaje, su diseño neto y minimalista también es atemporal. Como dicen sus creadores: "Los años pasan y El puto calendario sigue con nosotros. Lo hemos tratado de jubilar varias veces, pero a cada intento ha respondido con más ventas".

    "Empezamos a pensar que el puto calendario nos va a sobrevivir. Así que hemos decidido hacerlo atemporal. Hemos cambiado el póster por un formato de mesa y le hemos dado un diseño timeless con tres palas para cambiar día, mes y mensaje en forma de 31 putos intercambiables según tu estado de ánimo o desánimo".

    "Puedes usarlo eternamente. Puedes dejarlo en herencia a tus nietos. O incluso puedes revenderlo en Wallapop como objeto vintage cuando alguna de las dos cosas (El Puto Calendario o Wallapop) se consideren ya vintage".

  • PLANIFICADOR SEMANAL TROPICAL SUMMER

    8,00 €

    ¿Alguna vez te olvidas de tareas importantes en la semana? Con el Planificador Semanal de Verano Tropical puedes realizar un seguimiento de esos trabajos y tareas cotidianos con estilo! Con nuestro hermoso flamenco rosado con un tema de color rosa, blanco y azul pastel, este planificador semanal es útil y llamativo.

    Dimensiones - 25.5 x 19 x 0.8 cm

  • Planificador Diario A5 Pluma

    8,95 €

    Porque eres una tía lista que le gusta hacer listas, valga la redundancia, hemos preparado un planificador de tareas la mar de útil. Organízate el día y luego verás qué gustirrinín da el ir marcando las tareas terminadas. Y oye, que también sirve para organizarte todos los sueños que quedan por cumplir o las cosas que faltan en la nevera, ¡más práctica imposible!